Sede Canónica

 

REAL COLEGIATA DE SAN ISIDRO

 

El templo ocupa el solar de la Casa de Los Vera, donde vivieron San Isidro y Santa María de la Cabeza y donde excavó una cueva y un pozo, cuya agua era muy saludable y curaba enfermedades de personas y animales.

El primer testimonio escrito de este pozo se debe a Fray Domingo de Mendoza, introductor de la Causa de San Isidro, quien el 17 de abril de 1597 fue a las casas de los herederos de Francisco de Vera y en ellas visitó el pozo que abrió el Santo, y vio que estaba en el zaguán de dicha casa, luego entrando por las puertas de la calle, sobre mano derecha, metido en la pared. Quintana recoge unos años más tarde, en 1629 que la Casa de los Vera se engloba dentro del edifico del Colegio Imperial, permaneciendo visibles la cueva y el pozo. Robello y Vasconi, lo cuenta en verso de este modo:

La calle que ahora se nombra de Toledo, era entre tanto un páramo improductivo, un erial despoblado; mas Isidro portentoso, aguas potables llevando, fecundó aquel terreno, que pronto se vio poblado, no faltando aguas tan puras, y aun de sequía en los años.

La Real Colegiata de San Isidro tiene su origen en la iglesia dedicada a los Santos Pedro y Pablo por la Compañía de Jesús en 1567, con planos del jesuita Bartolomé Bustamante. A su lado surge el Colegio de la Compañía, fundado en 1603 por la Emperatriz María de Hungría, hermana de Felipe II, y que dio el apelativo de imperial a estos Estudios.

En 1622, año de la Canonización de San Isidro y San Francisco Javier entre otros, se puso la primera piedra de la iglesia actual, que pasó a llamarse de San Francisco Javier. Fue proyectado por Pedro Sánchez y continuado por Francisco Bautista, quien sigue el modelo de la Ig1esia del Gesú en Roma. La mayor dimensión de esta iglesia hace que el pozo y cueva de la Casa de los Vera queden dentro de la que  existía, exactamente bajo el altar de la  planta ovalada que fue construida 1671. La capilla se sitúa en la nave del Evangelio del templo, hoy dedicada a la Inmaculada.

Creemos que la construcción de la capilla que prolonga notablemente la longitud de la nave, se debe al intento de lograr  colocar en un espacio notable para la arquitectura el recuerdo del Santo Labrador y de su pozo siendo todo un signo. Hoy se percibe su cercanía por la humedad que produce en los muros de la capilla, se está pensando restaurarlo para su observación y uso, en esta capilla están las imágenes procesionales y la sede social de la Real, Muy Ilustre y Primitiva Congregación de San Isidro de Naturales de Madrid, la Capilla de la Inmaculada es la sede de la Congregación de San Isidro de Naturales de Madrid (Abierta martes y viernes de 6 a 8 de la tarde. Tlf. 91 369 23 10). En las hornacinas que flanquean la escultura de la Inmaculada, atribuida a José de Mora, las imágenes de San Isidro (1994) y Santa María de la Cabeza (1995) del escultor madrileño Javier Tudanca, tallas que recorren el Madrid de los Austrias en la tarde del 15 de Mayo. En el subsuelo del altar de la Inmaculada, la cueva y pozo de la casa de los Vera, en la que habitó el santo y su esposa. Es de esperar que la restauración de la Real Colegiata de San Isidro acometa sin dilación la rehabilitación de este espacio para hacerlo accesible a los madrileños. La construcción de la cueva y pozo pesó en el ánimo de Carlos III para decretar el traslado de las reliquias de los Santos desde San Andrés, para que por real orden se quedaran para siempre en su casa, en esta capilla se expone el cuerpo del Santo cuando las circunstancias lo requieren; destacar que la iglesia fue destruida totalmente en el 36 y reconstruida totalmente de forma idéntica, el Santo cuerpo se escondió y fue encontrado en un muro y procesando con gran devoción en 1939, era un milagro, otro más. Destacar el retablo mayor con la Santa urna de plata a la que se puede acceder, las capillas del Gran Poder y la Macarena, siendo  una casa para las cofradías de Madrid, y señalar la curiosidad de un escudo heráldico en la capilla del Carmen que representa las armas inglesas donación de los ingleses ademas en la colegiata está enterrado el cardenal Tarancon, también  el 1º obispo de la diocesis y el principe negro, por ultimo  es gratuito el acceso al magnifico patio renacentista del colegio anexo muy parecido al del alcázar de Toledo.

En fin la colegiata es y sigue siendo la iglesia de Madrid donde se celebran los grandes actos sociales y religiosos de la vida madrileña y española.

 

C/ Toledo, nº 37 28005 Madrid